sábado, 3 de noviembre de 2012

LOS EUNUCOS... EL 3ER SEXO ?

Un eunuco es un hombre castrado.

El término se refiere normalmente a los castrados, a fin de cumplir una función social, como era común en muchas sociedades del pasado. En la antigua China la castración es a la vez un castigo tradicional (hasta la Dinastía Sui) y un medio de obtener un empleo en el servicio imperial.
Al final de la Dinastía Ming había 70.000 eunucos en el palacio imperial. El valor de tal empleo era tal - ciertos eunucos ganaron cierto poder que pudo haber reemplazado al del primer ministro - que se consideró ilegal la auto-castración.

El número de eunucos en empleos Imperiales se había reducido a 470 en 1912, cuando se dejaron de utilizar. Según investigaciones y estudios realizados por europeos en los siglos XIX y XX, el barbero primero envolvía desde su base al pene y los testículos conjuntamente en una venda común que ajustaba fuertemente, lo que producía dolor y proporcionaba la forma de una especie de embutido. A continuación iba retorciendo hacia un lado el paquete así formado, tomaba un cuchillo curvo, lo alzaba a distancia calculando para un corte fuerte y veloz
Biológicamente el macho humano castrado no se convierte en hembra en el sentido que no se produce cambio genético. En cambio, socioculturalmente, el eunuco no es ya hombre ni tampoco es mujer, se le considera así de un nuevo género. Y con ello usualmente se les encargan funciones especiales porque se pensaba que tenian poderes especiales.
El término "hijra" define a un grupo social en la India integrado por hombres que deciden castrarse y actuar como mujeres, aunque también comprende a los transexuales y hermafroditas. En la India se estima que hay hasta seis millones de eunucos que han dado un paso adelante al ganar el reconocimiento del tercer sexo en sus carnéts de identidad.
En la Antigüedad se creía que tenían poderes especiales y ocupaban un lugar destacado en la sociedad india de entonces como protectores de los harenes de la nobleza.

Según la tradición musulmana, ningún hombre podía poner sus ojos en el harem de otro hombre, por lo tanto requerían a alguien considerado “menos que un hombre” para el papel de la tutela marital sobre las mujeres del harem.
Y sin ir tan lejos, durante el barroco europeo, numerosos niños fueron castrados y utilizados para el canto: fueron los castrati, que se sometían a este proceso de esterilización para conservar su voz aguda... uno de los más famosos del siglo XVIII fue Farinelli, sobrenombre por el que era conocido Carlo Broschi (1705-1782), cantante castrato...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada