sábado, 3 de abril de 2010

FELICES PASCUAS


La Pascua judía.
El nombre de Pascua deriva de la palabra hebrea Phase o Phazahah, y significa "paso" o "tránsito", o más propiamente "salto". El objeto principal de la Pascua judía fue conmemorar el "pasó" del Ángel exterminador por las casas de los egipcios, matando a sus primogénitos; pasando por alto, o "saltando", y perdonando a los de los hebreos.
Al propio tiempo que conmemora el paso del Ángel exterminador por las casas de los egipcios, la Pascua judía les recordaba a los hebreos la comida del Cordero, y el insigne beneficio de haber sido ellos librados de la esclavitud, "pasando" a pie enjuto el mar Rojo.

La Pascua cristiana.
La Pascua cristiana, fué establecida, en los tiempos apostólicos, para conmemorar, según unos, la Pasión de Nuestro Señor, y según otros, su Resurrección. De todos los modos, hoy tiene por objeto celebrar el gran acontecimiento de la Resurrección de Jesucristo, que fué un "tránsito" glorioso de la muerte a la vida.

Tradición del Huevo de Pascua

El huevo de Pascua no es un invento de nuestros días sino que ya era consumido por los persas, los egipcios o los romanos. Antiguas comunidades para las que estos huevos tenían un significado especial.

Regalar huevos decorados era una costumbre que se originó en Europa y Medio Oriente antes del cristianismo.

Entre las tradiciones que podemos citar cabe recordar el uso que las mujeres romanas les daban a los huevos. En Roma las mujeres embarazadas cargaban con un huevo porque se creía que con él podrían conocer el sexo del niño al nacer.

En el antiguo Egipto y en Persia los amigos intercambiaban huevos decorados cuando comenzaba la Primavera, como símbolo del renacer de la naturaleza. Los huevos eran regalados a las mujeres como un presente especial. Como la Primavera Europea prácticamente coincide con la Pascua, el huevo pasó a ser el signo del renacer de Cristo; la Resurrección.

Ya en la Edad Media se universalizó el uso de los huevos de Pascua con este sentido.
Además, cuenta la tradición que el mítico Conejo de Pascua se originó a partir de la ocurrencia de una mujer. Cuenta la historia que una mujer que pintaba huevos para sus hijos en la Pascua, los escondía en nidos de pájaros. En una de tantas veces, los niños encontraron dichos huevos, y un conejo saltó del nido, los pequeños con la inocencia de la edad asumieron que este simpático animal había proporcionado los huevos de Pascua.

<

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada