jueves, 23 de julio de 2009

MITAD LEON MITAD FARAON


La Gran Esfinge de Giza es una monumental estatua que se encuentra en la ribera occidental del río Nilo, unos veinte kilómetros del centro de El Cairo. Los egiptólogos suponen que la esfinge representa al rey Jafra (Kefrén) y que fue esculpida en el siglo XXVI a.c
La Gran Esfinge se realizó tallando roca caliza en la meseta de Giza. Su altura de unos veinte metros, y elrostro más de cinco metros. La cabeza podría representar al faraón Kefrén, teniendo el cuerpo la forma de un león.Cuando se terminó de construir tenia el cuerpo y la cara pintadaS de rojo y el nemes que cubria su cabeza con rayas amarillas y azules.
Hay una historia o leyenda que acompaña a esta figura milenaria que cuenta que principe y futuro faraón Tutmosis IV (ca. 1425 a. C.).luego de participar en una caceria se quedó dormido a la sombra de la Esfinge, el león se le apareció en sueños anunciándole que reinaría aunque, realmente Tutmosis por aquel entonces, no fuera más que un segundón.
También le pidió que fuera clemente con su sufrimiento y que la liberara de la ardiente arena del desierto que la cubría. Tras ser coronado, Tutmosis mandó erigir una estela de granito entre las patas de la Esfinge para rememorar el encuentro divino.
La historia puede ser cierta o no, pero lo que sorprende es que en esa estela hay grabados en donde aparece el faraon TuTmosis IV realizando una serie de ofrendas ante una esfinge.La estatua del león se presenta con todos los aditamentos decorativos que debió de tener en la antigüedad y, lo más curioso de todo, reposa sobre una construcción arquitectónica.Si esto corresponde con la realidad de aquellos tiempos el edificio, palacete o lo que sea, se encuentra debajo del cuerpo de la estatua, hecho que todavía nadie ha podido confirmar aun.
Se sospecha tambien que bajo la Esfinge existen algún tipo de túnel o tuneles que vinculan la Gran Pirámide con ella o con una supuesta biblioteca milenaria que pudiera estar bajo el león, Ya en el siglo X de nuestra Era, los cronistas árabes mencionaban la existencia de puertas secretas que daban acceso a interminables galerías que a su vez llevaban a grandes cámaras llenas de tesoros.
Resumiendo, de ser esto verdad, para asombro de muchos y espanto de otros tanto la meseta de Gizet y la propia esfinge serian un autentico queso gruyere lleno de agujeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada