martes, 3 de febrero de 2009

DURRA




Durra -también conocida como Durrah o en su versión de la lengua urdu, más popular en occidente, como Darra- es un lugar en el cual existen tantas armas que se podría armar a un ejército entero, y donde las municiones son ofrecidas por millares desde alfombras tendidas sobre las aceras, como si se tratasen de especias en un mercado convencional de oriente. Un lugar al que solo se puede entrar si se conoce a la gente adecuada, ya que, y con razón, es hoy en día considerado como uno de los lugares más peligrosos del mundo.
Sorprendentemente, no solo se vende armamento y munición de alto poder, sino que el mismo es hasta incluso fabricado en el lugar.
Armas que, irónicamente como si la guerra fuese un ciclo repetitivo, hasta hace unos años eran construías a partir del metal de los tanques soviéticos destruidos durante la invasión de la URSS a Afganistán en los años 80. Además de las armas artesanales, muchas replicadas a partir de las armas dejadas por los soviéticos, se pueden conseguir armas europeas tanto antiguas como modernas.

Es irónicamente “poético” que un mercado de tales características se encuentre en el paso de Khyber, conocido como “la puerta de los invasores”. Ya que el mismo sería cruzado por infinidad de ejércitos a lo largo de la historia.
Sería la puerta desde la cual Alejandro Magno comenzaría su invasión de la India, y desde donde los mongoles lanzarían su sangrienta invasión a Medio Oriente entre los siglos XIII y XIV. Vería a los ejércitos Islámicos cruzar con su meta de expansión del islam en la zona, y sería testigo del paso de las Fuerzas Imperiales Británicas en su lucha por el dominio de la India.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada